Mostrando entradas con la etiqueta PAPA FRANCISCO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta PAPA FRANCISCO. Mostrar todas las entradas

jueves, 16 de noviembre de 2017

PAPA FRANCISCO PIDE QUE INVITES A UN POBRE A COMER EL DOMINGO 19 DE NOVIEMBRE


El Papa te pide que invites a un pobre a comer el domingo 19 de noviembre
Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

VATICANO, 15 Nov. 17 / 11:05 am (ACI).- El domingo 19 de noviembre se celebrará la I Jornada Mundial de los Pobres, instituida por el Papa Francisco, por esa razón el Santo Padre animó a todos, católicos, fieles de otras religiones y no creyentes, a tener un gesto con los más necesitados como, por ejemplo, invitarlos “a nuestra mesa como invitados de honor”.

El Pontífice realizó esta invitación en el mensaje con motivo de la Jornada, en el que señala que “en ese domingo, si en nuestro vecindario viven pobres que solicitan protección y ayuda, acerquémonos a ellos: será el momento propicio para encontrar al Dios que buscamos”.

De esa manera, los pobres “podrán ser maestros que nos ayuden a vivir la fe de manera más coherente”. 

Los pobres, “con su confianza y disposición a dejarse ayudar, nos muestran de modo sobrio, y con frecuencia alegre, lo importante que es vivir con lo esencial y abandonarse a la providencia del Padre”.

De otro lado, Mons. José Octavio Ruiz Arenas, Secretario del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización afirmó que “lo importante es que, en la medida de lo posible, desarrollemos esa conciencia específica de la necesidad de ayudar a una persona concreta”. Esa persona concreta puede ser “un familiar, un amigo o un desconocido”.

El Prelado explicó que “el Papa quiso establecer esta Jornada Mundial de los Pobres para que tomemos conciencia de que la pobreza es una realidad presente a la que no podemos dar la espalda”. 

“La pobreza está en todo el mundo. Somos conscientes de que la principal fuente de la pobreza es la mala distribución de las riquezas, el egoísmo, el acaparamiento de los bienes materiales, el olvido de los demás”.

La Jornada Mundial de los Pobres se celebrará en el Vaticano con una Misa en la que participarán miles de personas en situación de exclusión social. 

Posteriormente, unos 1.500 pobres participarán en un almuerzo festivo con el Papa Francisco en el Aula Pablo VI, mientras que otras 2.500 personas en situación de pobreza serán recibidas en diferentes seminarios y colegios católicos de la capital italiana para participar también en un almuerzo.

Esta iniciativa la impulsó el propio Papa Francisco tras la clausura del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, con el objetivo de que el conjunto de la comunidad cristiana sienta el llamado de ofrecer su mano a los pobres, a los débiles y a los hombres y mujeres cuya dignidad ha sido pisoteada.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

CATEQUESIS DEL PAPA FRANCISCO SOBRE LA EUCARISTÍA COMO ENCUENTRO CON DIOS


TEXTO: Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




VATICANO, 15 Nov. 17 / 05:50 am (ACI).- El Papa Francisco ofreció una segunda catequesis sobre la Misa durante la Audiencia General en la Plaza de San Pedro.

El Pontífice explicó que la Eucaristía es la mejor oración y afirmó que hay que “ser humildes, reconocerse hijos, descansar en el Padre, confiar en Él. Para entrar en el Reino de los cielos es necesario hacerse pequeños como niños”.

A continuación, la catequesis completa del Papa:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!


Continuamos con las catequesis sobre la Santa Misa. Para comprender la belleza de la celebración eucarística deseo iniciar con un aspecto muy simple: la Misa es oración, es más, es la oración por excelencia, la más alta, la más sublime, y al mismo tiempo la más “concreta”. De hecho, es el encuentro de amor con Dios mediante su Palabra y el Cuerpo y Sangre de Jesús. Es un encuentro con el Señor.

Pero antes debemos responder a una pregunta. ¿Qué cosa es verdaderamente la oración? Ella es sobre todo diálogo, relación personal con Dios. Y el hombre ha sido creado como ser en relación personal con Dios que encuentra su plena realización solamente en el encuentro con su Creador. El camino de la vida es hacia el encuentro definitivo con el Señor.

El Libro del Génesis afirma que el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, quien es Padre e Hijo y Espíritu Santo, una relación perfecta de amor que es unidad. De esto podemos comprender que todos nosotros hemos sido creados para entrar en una relación perfecta de amor, en un continuo donarnos y recibirnos para poder encontrar así la plenitud de nuestro ser.

Cuando Moisés, ante la zarza ardiente, recibe la llamada de Dios, le pregunta cuál es su nombre. Y, ¿qué cosa responde Dios?: «Yo soy el que soy» (Ex 3,14). Esta expresión, en sentido original, expresa presencia y gracia, y de hecho enseguida Dios agrega: « El Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob» (v. 15). Así también Cristo, cuando llama a sus discípulos, los llama para que estén con Él. Esta pues es la gracia más grande: poder experimentar que la Misa, la Eucaristía es el momento privilegiado para estar con Jesús, y, a través de Él, con Dios y con los hermanos.

Orar, como todo verdadero diálogo, es también saber permanecer en silencio – en los diálogos existen momentos de silencio –, en silencio junto a Jesús. Y cuando nosotros vamos a Misa, tal vez llegamos cinco minutos antes y comenzamos a conversar con quien está al lado nuestro. Pero no es el momento de conversar: es el momento del silencio para prepararnos al diálogo. Es el momento de recogernos en nuestro propio corazón para prepararnos al encuentro con Jesús. ¡El silencio es muy importante! Recuerden lo que les he dicho la semana pasada: no vamos a un espectáculo, vamos al encuentro con el Señor y el silencio nos prepara y nos acompaña. Permanecer en silencio junto a Jesús. Y del misterioso silencio de Dios emerge su Palabra que resuena en nuestro corazón. Jesús mismo nos enseña como realmente es posible “estar” con el Padre y nos lo demuestra con su oración. Los Evangelios nos muestran a Jesús que se retira en lugares apartados para orar; los discípulos, viendo esto su íntima relación con el Padre, sienten el deseo de poder participar, y le piden: «Señor, enséñanos a orar» (Lc 11,1). Hemos escuchado en la Lectura antes, al inicio de la audiencia. Jesús responde que la primera cosa necesaria para orar es saber decir “Padre”. Estén atentos: si yo no soy capaz de decir “Padre” a Dios, no soy capaz de orar. Debemos aprender a decir “Padre”, es decir, ponerse en su presencia con confianza filial. Pero para poder aprender, se necesita reconocer humildemente que tenemos necesidad de estar instruidos, y decir con simplicidad: Señor enséñanos a orar.

Este es el primer punto: ser humildes, reconocerse hijos, descansar en el Padre, confiar en Él. Para entrar en el Reino de los cielos es necesario hacerse pequeños como niños. En el sentido que los niños saben confiar, saben que alguien se preocupará de ellos, de lo que comerán, de lo que se pondrán y otras cosas más (cfr. Mt 6,25-32). Esta es la primera actitud: confianza y familiaridad, como el niño hacia los padres; saber que Dios se recuerda de ti, cuida de ti, de ti, de mí, de todos.


La segunda predisposición, también esta propia de los niños, es dejarse sorprender. El niño hace siempre mil preguntas porque desea descubrir el mundo; y se maravilla incluso de cosas pequeñas porque todo es nuevo para él. Para entrar en el Reino de los cielos se necesita dejarse maravillar. ¿En nuestra relación con el Señor, en la oración – pregunto – nos dejamos maravillar o pensamos que la oración es hablar a Dios como hacen los papagayos? No, es confiar y abrir el corazón para dejarse maravillar. ¿Nos dejamos sorprender por Dios que es siempre el Dios de las sorpresas? Porque el encuentro con el Señor es siempre un encuentro vivo, no es un encuentro de museo. Es un encuentro vivo y nosotros vamos a la Misa, no a un museo. Vamos a un encuentro vivo con el Señor.

En el Evangelio se habla de un cierto Nicodemo (Jn 3,1-21), un hombre anciano, una autoridad en Israel, que donde Jesús para conocerlo; y el Señor le habla de la necesidad de “renacer de lo alto” (Cfr. v. 3). Pero, ¿qué cosa significa? ¿Se puede “renacer”? ¿Volver a tener el gusto, la alegría, la maravilla de la vida, es posible, también ante tantas tragedias? Esta es una pregunta fundamental de nuestra fe y este es el deseo de todo verdadero creyente: el deseo de renacer, la alegría de reiniciar. ¿Nosotros tenemos este deseo? ¿Cada uno de nosotros tiene deseo de renacer siempre para encontrar al Señor? ¿Tienen este deseo? De hecho, se puede perderlo fácilmente porque, a causa de tantas actividades, de tantos proyectos de poner en acto, al final nos queda poco tiempo y perdemos de vista aquello que es fundamental: nuestra vida del corazón, nuestra vida espiritual, nuestra vida que es encuentro con el Señor en la oración.

En verdad, el Señor nos sorprende mostrándonos que Él nos ama incluso en nuestras debilidades. «Jesucristo […] es la Víctima propiciatoria por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero» (1 Jn 2,2). Este don, fuente de verdadera consolación – pero el Señor nos perdona siempre – esto, consuela, es una verdadera consolación, es un don que nos es dado a través de la Eucaristía, de aquel banquete nupcial en el cual el Esposo encuentra nuestra fragilidad. Puedo decir que, ¿Cuándo recibo la comunión en la Misa, el Señor encuentra mi fragilidad? ¡Sí! ¡Podemos decirlo porque esto es verdad! El Señor encuentra nuestra fragilidad para llevarnos a nuestra primera llamada: aquella de ser imagen y semejanza de Dios. Este es el ambiente de la Eucaristía, esta es la oración.

martes, 14 de noviembre de 2017

PAPA FRANCISCO INVITARÁ EL ALMUERZO A 1500 NECESITADOS EN LA JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES


El Papa invitará el almuerzo a 1500 necesitados en la Jornada Mundial de los Pobres
Foto: L'Osservatore Romano
VATICANO, 14 Nov. 17 / 09:38 am (ACI).- Miles de personas en situación de exclusión y pobres participarán en la Misa celebrada por el Papa Francisco con motivo de la I Jornada Mundial de los Pobres que se celebrará en Roma el próximo domingo 19 de noviembre.

Tras la celebración de la Eucaristía, 1.500 personas participarán en una comida festiva en el Aula Pablo VI junto al Santo Padre, mientras que otras 2.500 personas serán recibidas en diferentes seminarios y colegios católicos de Roma para participar también en un almuerzo.

Los necesitados estarán acompañados por el personal de las asociaciones de voluntariado provenientes de Roma, Lazio y de diversas diócesis del mundo, que se reunirán en la Basílica de San Pedro para participar en la Misa.

40 diáconos de la Diócesis de Roma y cerca de 150 voluntarios provenientes de las parroquias de la Diócesis servirán a los pobres.

La Jornada se ha organizada con la colaboración del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización junto con Cáritas, la Comunidad de Sant’Egidio, la Orden de Malta, Nuevos Horizontes, la Comunidad Juan XXIII, la Asociación Fratello 2016, Opere Antoniane de Roma, ACLI Roma, y los Grupos de Cercanía de Voluntariado.

El menú que se servirá en el Aula Pablo VI lo confeccionará el restaurante “Al Pioppeto”, y estará compuesto por diferentes platos tradicionales de la cocina italiana. 

La Banda de Música de la Gendarmería Vaticana y el coro “Le Dolci Note” animarán la comida.


La celebración de la Jornada Mundial de los Pobres es el resultado de un fuerte deseo del Papa Francisco tras la conclusión del Jubileo de la Misericordia con el fin de que toda la comunidad cristiana se sienta llamada a tender la mano a los pobres, a los débiles, a los hombres y mujeres cuya dignidad ha sido pisoteada.

domingo, 12 de noviembre de 2017

PAPA FRANCISCO PREOCUPADO POR LA DEGRADACIÓN DE LOS OCÉANOS Y LA SUBIDA DEL NIVEL DEL MAR


El Papa, preocupado por la degradación de los océanos y la subida del nivel del mar



VATICANO, 11 Nov. 17 / 08:05 am (ACI).- En un discurso pronunciado ante líderes de diversos países insulares del Océano Pacífico, el Papa Francisco se mostró preocupado por las graves consecuencias de la degradación medioambiental de los océanos y de la subida del nivel del mar como consecuencia del calentamiento global.

El Santo Padre recibió en la Sala Clementina del Palacio Apostólico a los líderes del Secretariado del Foro de las Islas del Océano Pacífico, provenientes de 11 países insulares: Australia, Islas Cook, Estados Federados de Micronesia, Polinesia Francesa, Kiribati, Nauru, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, República de las Islas Marshall, Samoa y Vanuatu.

Los líderes de estos Estados se encuentran reunidos en Roma para tratar los problemas que afectan los países insulares del Océano Pacífica y para participar en una reunión de la FAO en la que se discutieron asuntos relacionados con la seguridad alimentaria, el cambio climático o los riesgos de desastres naturales.


En su discurso el Pontífice destacó la “belleza y la riqueza cultural y natural” de estos países. Francisco reconoció que la región del Océano Pacífico “suscita también vivas preocupaciones en todos nosotros, y en particular en la población que vive, muchas veces, preocupada por su vulnerabilidad ante fenómenos ambientales extremos, y climáticos, cuya intensidad es cada vez mayor”.

Entre todos esos peligros, el Papa consideró que “el que genera un mayor problema, un mayor impacto, es el de la subida del nivel de los mares, así como el doloroso y continuo declive que está sufriendo la barrera coralina, ecosistema marino de gran importancia”.

“Son numerosas las causas que han llevado a esta degradación medioambiental y, en muchos casos, son responsabilidad de una conducta humana inapropiada, junto a una forma de explotación de los recursos naturales y humanos cuyo impacto llega hasta el fondo de los océanos”.

Afirmó que “cuando hablamos de la subida del nivel del mar, pensamos en el problema de calentamiento global, ampliamente debatido en numerosos foros y debates internacionales. Precisamente en estos días se está desarrollando en Bonn, Alemania, la XXIII Sesión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP-23, que este año se desarrollará bajo la presidencia de uno de vuestros países, las Islas Fiji”.

“Espero que los labores de la COP-23, así como los trabajos posteriores, tengan presente esa ‘Tierra sin confines donde la atmósfera es extremadamente fina y frágil’, como la describió uno de los astronautas que trabajan en la actualidad en la Estación Espacial Internacional, con los que tuve recientemente un interesante coloquio”.


“Vosotros venís de países que, en relación con Roma, se encuentran en las antípodas. Sin embargo, la visión de esta Tierra sin confines anula las distancias geográficas, reclamando la necesidad de una concienciación mundial, de una colaboración y de una solidaridad internacional, de una estrategia compartida que no nos deje indiferentes ante los graves problemas derivados de la degradación medioambiental, como es el declive de los océanos o la degradación humana y social que la humanidad de hoy está experimentando”, dijo al finalizar su discurso.

jueves, 9 de noviembre de 2017

PAPA FRANCISCO REZA TODOS LOS DÍAS A ESTA ADVOCACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA


Papa Francisco reza todos los días a esta advocación de la Virgen María
Foto: Wikipedia y ACI Prensa






VATICANO, 09 Nov. 17 / 08:05 am (ACI).- El Papa Francisco posee un pequeño icono ucraniano de la Señora de la Ternura, de gran tradición entre los ucranianos, “que conservo con especial veneración. Le rezo todos los días”.

Así lo afirmó ante seminaristas y sacerdotes del Pontificio Colegio Ucraniano de Roma, a los cuales recibió en audiencia con motivo de los 85 años de su construcción impulsada por el Papa Pio XI.

El Santo Padre explicó que el icono fue un regalo del Arzobispo Mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana “cuando estábamos en Buenos Aires. Cuando vine aquí, a Roma, pedí que me lo trajeran”.

En su discurso, Francisco invitó a los sacerdotes y seminaristas a abrirse al Evangelio, a poner la mirada en horizonte amplios para convertirse en “verdaderos pastores de su comunidad”, y contribuir así a la paz y a la justicia en Ucrania, afectada por la guerra desde hace años, donde deberán regresar tras finalizar sus estudios.

El Santo Padre se refirió al origen del Colegio, que se construyó para “proporcionar a los fieles provenientes de zonas de sufrimiento o persecución un lugar en Roma donde sentirse como hijos amados y vivir en una casa en la que puedan crecer preparándose para la misión apostólica como diáconos y sacerdotes”.

Francisco recordó cómo “en los últimos años de su pontificado, Pío XI debió afrontar muchos desafíos, a pesar de lo cual siempre llevó su voz con fortaleza en la defensa de la fe, de la libertad de la Iglesia y de la dignidad trascendente de toda persona humana”.

“Condenó con claridad, mediante discursos y cartas, las ideologías ateas e inhumanas que ensangrentaron el siglo XX. Del mismo modo, indicó a la Iglesia el camino maestro del Evangelio, poniéndolo en práctica en la búsqueda de la justicia social, dimensión imprescindible para el rescate plenamente humano de los pueblos y de las naciones”.

En este punto, aprovechó para dirigirse a los sacerdotes presentes e invitarles a “estudiar la Doctrina social de la Iglesia y mantener el discernimiento y el juicio sobre la realidad social en la cual estarán llamados a trabajar”.

“También en nuestros días el mundo está herido por las guerras y la violencia. En particular, en vuestra querida nación ucraniana, de la cual proceden y a la cual regresarán tras finalizar vuestros estudios en Roma, se experimenta el drama de la guerra que generan grandes sufrimientos, sufrimientos que, sobre todo en las zonas afectadas por el conflicto, se agravarán con la llegada del invierno”.

En Ucrania, señaló Francisco, “es fuerte la aspiración de justicia y paz que ponga fin a toda forma de prevaricación, corrupción social o política de las cuales los pobres son siempre los principales perjudicados”.

A los sacerdotes y seminaristas les recordó que “amando y anunciando la Palabra se convertirán en verdaderos pastores de la comunidad que se os ha confiado, y esa será la lámpara que ilumine vuestro corazón y vuestra casa”.

“Desde la colina del Gianicolo, donde se encuentra el Colegio, podéis disfrutar de un bellísimo panorama de Roma, y tal vez, hace unos días, pudisteis contemplar el arcoíris tras el temporal, cuando el sol atravesaba las nubes más espesas. De ese modo os invito a actuar, de modo que vuestro corazón se abra siempre hacia horizontes más amplios hasta abarcar el mundo entero, por donde muchos hijos e hijas de Ucrania se han esparcido en el transcurso de los siglos”.

“Amen y custodien sus tradiciones, pero siempre evitando toda forma de sectarismo –exhortó–. Custodien siempre, en vuestro país y fuera, el sueño de la Alianza entre Dios y la humanidad, los puentes que, como el arco de luces sobre las nubes, reconcilien el cielo con la tierra y reclamen a los hombres que no paren nunca de aprender a amarse y a respetarse, abandonando las armas, las guerras y toda forma de abusos”, concluyó.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

PAPA FRANCISCO: ENTRISTECE VER FIELES Y OBISPOS QUE HACEN FOTOS EN MISA, NO ES UN ESPECTÁCULO


El Papa: Entristece ver fieles y obispos que hacen fotos en Misa. ¡No es un espectáculo!
Por Álvaro de Juana
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa





VATICANO, 08 Nov. 17 / 05:42 am (ACI).- Que la Misa no parezca un espectáculo y nada de hacer fotos durante la celebración. Es lo que afirmó el Papa Francisco durante la catequesis que ofreció a miles de peregrinos que se reunieron en la Plaza de San Pedro como cada miércoles para participar en la Audiencia General.

El Pontífice inició un nuevo ciclo de catequesis sobre la “Santa Misa” después de más de más de un año hablando sobre la “misericordia”. Y fue durante la primera catequesis, en la que explicó precisamente por qué ha elegido hablar de este tema en las próximas audiencias, cuando improvisó y dejando a un lado los papeles se quejó de la actitud de algunas personas durante las celebraciones.

“¿Por qué estamos ahí?, ¿qué significan las lecturas de la Misa?, ¿por qué se leen?”, se preguntó en la catequesis. “O también, ¿por qué en un cierto momento el sacerdote que preside la celebración dice: ‘¿Levantemos el corazón?’. ¡No dice: ‘Levantemos nuestros celulares para hacer una fotografía’!”.

“¡No, eso es algo muy feo! Y os digo que a mí me da mucha tristeza cuando celebro aquí en la Plaza o en la Basílica y veo tanto celulares levantados, no solo de los fieles, también de algunos sacerdotes y también obispos”.

“Por favor, –continuó–, ¡la Misa no es un espectáculo!, es ir a encontrar la pasión y la resurrección del Señor. Por eso el sacerdote dice: ‘Levantemos el corazón’. ¿Qué quiere decir esto? Recordad: nada de celulares”.

En la catequesis, explicó que la Eucaristía “es fundamental para nosotros los cristianos comprender bien el valor y el significado de la Santa Misa, para vivir cada vez más plenamente nuestra relación con Dios”.

“La eucaristía es un acontecimiento maravilloso en el que Jesucristo, nuestra vida, se hace presente” y "los sacramentos y la celebración eucarística de modo particular, son signos del amor de Dios, las vías privilegiadas para encontrarnos con Él”, añadió.

lunes, 23 de octubre de 2017

PAPA FRANCISCO: EL CRISTIANO DEBE MIRAR AL FUTURO CON DIOS PARA VIVIR PLENAMENTE EL HOY


Papa Francisco: El cristiano debe mirar al futuro con Dios para vivir plenamente el hoy
Por Álvaro de Juana
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




VATICANO, 22 Oct. 17 / 05:22 am (ACI).- Un domingo más, el Papa Francisco se asomó a la ventana del Palacio Apostólico para rezar el Ángelus junto a miles de fieles en la Plaza de San Pedro, a los que invitó a vivir cada día reconociendo a Dios como Señor de cada uno y a mirar el futuro con esperanza.

“El creyente mira la realidad futura, la de Dios, para vivir la vida terrena en plenitud, y responder con valentía a sus desafíos”, aseguró.

El Pontífice habló del Evangelio del día que trata “una cuestión espinosa”, la de “la legalidad de pagar los impuestos al emperador de Roma, al cual estaba sometida Palestina en tiempos de Jesús”.

La pregunta que le hacen, “¿es lícito pagar al César el tributo?” es “una trampa para el Maestro” porque “dependiendo de cómo hubiese sido su respuesta, se lo podría haber acusado de estar a favor o en contra de Roma”.

Sin embargo, Jesús responde “con calma” y “aprovecha para ofrecer una enseñanza”. “Por un lado, insinuando restituir al emperador lo que le pertenece, Jesús declara que pagar la tasa no es un acto de idolatría, sino un acto debido a la autoridad terrena; y por otro, reclama el primado de Dios, pide que se le dé a Él en cuanto a Señor de la vida del hombre y de la historia”.

Dios “es el Señor de todo, y nosotros, que hemos sido creados a su imagen, pertenecemos ante todo a Él”, destacó. “Es Él quien te ha dado todo aquello que eres y que tienes” y por eso “debemos vivir nuestra vida, día a día, en el reconocimiento de esta pertenencia fundamental y el reconocimiento del corazón hacia nuestro Padre, que crea a cada uno de nosotros de manera única e irrepetible”.

Francisco explicó además que el cristiano “está llamado a comprometerse concretamente en las realidades humanas y sociales" iluminando "la realidad terrena con la luz que viene de Dios”.

jueves, 19 de octubre de 2017

PAPA FRANCISCO INVITA A HACER MEMORIA Y NO OLVIDAR LA HISTORIA QUE DIOS HACE CON CADA UNO


El Papa invita a hacer memoria y no olvidar la historia que Dios hace con cada uno
Por Álvaro de Juana
 Foto: L'Osservatore Romano



VATICANO, 19 Oct. 17 / 04:39 am (ACI).- Hacer memoria para recordar la “gratuidad” de la salvación es una práctica que deberían realizar todos los cristianos, aseguró el Papa Francisco en la Misa de este jueves en Santa Marta.

Al comentar el Evangelio del día en el que escribas y fariseos se decían justos y Jesús les dice que justo solo es Dios, el Pontífice explicó que echar fuera la comprensión de la “salvación de Dios”, la “revelación de Dios”, el “corazón de Dios”, es grave.

“Se olvida la gratuidad de la salvación, la cercanía de Dios y se olvida la misericordia de Dios” y los que lo hacen “han echado fuera la llave del conocimiento”.

Así, los escribas y fariseos han “olvidado” y llegan a tener “un montón de prescripciones” pero “no reciben la fuerza de la justicia de Dios”.

Pero la ley “es una respuesta al amor gratuito de Dios”, por eso “cuando se olvida la gratuidad de la salvación se cae, se pierde la llave de la inteligencia de la historia de la salvación” y se pierde “el sentido de la cercanía de Dios”.

“Para ellos Dios es el que ha hecho la ley. Y este no es el Dios de la revelación. El Dios de la revelación es Dios que ha comenzado a caminar con nosotros desde Abraham hasta Jesucristo, Dios que camina con su pueblo. Y cuando se pierde esta relación cercana con el Señor, se cae en esta mentalidad obtusa que cree en la autosuficiencia de la salvación con el cumplimiento de la ley”.

Y cuando se pierde esta cercanía con Dios “no se puede enseñar la doctrina” ni “hacer teología”. La cercanía de Dios llega al punto de “Jesucristo resucitado”.

Las obras de misericordia “son la piedra del cumplimiento de la ley” porque es “tocar a Cristo que sufre en una persona, tanto espiritualmente como corporalmente”.

También advirtió de que si se pierde la llave del conocimiento se llega “a la corrupción” y destacó la “responsabilidad” de los pastores en la Iglesia que cierran “la puerta a nosotros y a los demás”.

“En mi país –contó Francisco– he escuchado muchas veces de párrocos que no bautizan a los hijos de las chicas que han sido madres solteras porque no habían nacido en el matrimonio canónico. Cerraban la puerta, escandalizan al pueblo de Dios, ¿por qué? Porque el corazón de estos párrocos había perdido la llave del conocimiento”.

“Sin ir tan atrás en el tiempo y en el espacio, hace tres meses, en una región, en una ciudad, una madre quería bautizar a su hijo que acababa de nacer, pero ella estaba casada civilmente con un divorciado. El párroco ha dicho: ‘sí, sí, bautizo al niño. Pero tu marido está divorciado. Que se quede fuera, no puede estar presente en la ceremonia’. Esto sucede hoy. Los fariseos, los doctores de la ley no son cosas de aquellos tiempos, si no que hoy también hay tantos casos. Por eso es necesario orar por nuestros pastores. Orar para que no perdamos la llave del conocimiento y no cerremos la puerta a nosotros y a la gente que quiere entrar”. 


Evangelio comentado por el Papa:

Lucas 11:47-54

47 «¡Ay de vosotros, porque edificáis los sepulcros de los profetas que vuestros padres mataron!
48 Por tanto, sois testigos y estáis de acuerdo con las obras de vuestros padres; porque ellos los mataron y vosotros edificáis.
49 «Por eso dijo la Sabiduría de Dios: Les enviaré profetas y apóstoles, y a algunos los matarán y perseguirán,
50 para que se pidan cuentas a esta generación de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo,
51 desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, el que pereció entre el altar y el Santuario. Sí, os aseguro que se pedirán cuentas a esta generación.
52 «¡Ay de vosotros, los legistas, que os habéis llevado la llave de la ciencia! No entrasteis vosotros, y a los que están entrando se lo habéis impedido.»
53 Y cuando salió de allí, comenzaron los escribas y fariseos a acosarle implacablemente y hacerle hablar de muchas cosas,
54 buscando, con insidias, cazar alguna palabra de su boca.

miércoles, 18 de octubre de 2017

PAPA FRANCISCO: LAS RELIGIONES TIENEN UN PAPEL INSUSTITUIBLE EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA PAZ


Las religiones tienen un papel insustituible en la construcción de la paz, dice el Papa
Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




VATICANO, 18 Oct. 17 / 06:16 am (ACI).- En un discurso pronunciado en el Aula Pablo VI del Vaticano ante los delegados del Congreso Mundial de Religiones por la Paz, que tiene lugar en Roma, el Papa Francisco destacó el importante papel que tienen las religiones en la construcción de la paz.

“En la construcción de la paz, las religiones, con sus recursos espirituales y morales, tienen un papel particular e insustituible. No pueden tener una actitud neutra ni, mucho menos, ambigua respecto a la paz”, aseguró.

En su discurso, el Santo Padre afirmó que “la paz es una tarea urgente también en el mundo de hoy, en el que tanta población ha sido golpeada por la guerra y la violencia. La paz es, al mismo tiempo, un don divino y una conquista humana. Por ello, los creyentes de cada religión están llamados a invocarla y a interceder por ella”.

“También todos los hombres de buena voluntad, especialmente los que desempeñan cargos de responsabilidad, están llamados a trabajar por esa paz, con el corazón, con la mente y con las manos, para que la paz se construya de forma artesanal. En este trabajo, paz y justicia se construyen juntas”.

Al igual que en ocasiones anteriores, el Pontífice destacó la gran inmoralidad que reside en la justificación de la violencia en nombre de Dios: “Quien comente violencia o la justifica en nombre de la religión, ofende gravemente a Dios, que es paz y fuente de paz, y que ha dejado en el ser humano un reflejo de su sabiduría, potencia y belleza”.

Además, destacó también la necesidad de una colaboración interreligiosa para el cuidado del medio ambiente. “Entre las religiones es necesario un esfuerzo común de colaboración también para promover la ecología integral”.

“La Biblia –explicó– nos ayuda en esto llevándonos hacia la mirada del Creador, la cual ve todo aquello que había hecho y vio que era muy bueno”, señaló recordando la narración de la creación contenida en el libro del Génesis.

En este sentido, afirmó que “las religiones disponen de recursos para promover juntas una alianza moral que impulse el respeto de la dignidad humana y el cuidado de lo creado”.

“Gracias a Dios, tenemos muchos buenos ejemplo en varias partes del mundo de la fuerza de la cooperación interreligiosa para oponerse a los conflictos violentos, para establecer un desarrollo sostenible y proteger la tierra”. “Continuemos en ese camino”, concluyó.

miércoles, 4 de octubre de 2017

ASÍ RECUERDA EL PAPA A SAN FRANCISCO DE ASÍS EN SU DÍA


Así recuerda el Papa a San Francisco de Asís en su día
Papa Francisco y San Francisco de Asís. Foto: ACI Prensa





VATICANO, 04 Oct. 17 / 08:26 am (ACI).- Durante la Audiencia General celebrada este miércoles 4 de octubre en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco recordó en diversos momentos a San Francisco de Asís en el día en que la Iglesia celebra su fiesta.

En su catequesis, el Santo Padre señaló su satisfacción por poder pronunciar su enseñanza, titulada “Misioneros de la esperanza hoy”, en el día que “la Iglesia ha dedicado de forma particular a la misión, y también a la fiesta de San Francisco de Asís, que fue un gran santo de la esperanza”.

En sus saludos a los peregrinos polacos y franceses, el Pontífice también hizo referencia al santo de quien tomó su nombre: “En esta fiesta de San Francisco de Asís dejad que el Señor os convierta en verdaderos misioneros de esperanza en medio de vuestros hermanos y hermanas”.

Por último, en el mensaje pronunciado en lengua italiana, dedicó “un pensamiento afectuoso a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. Hoy celebramos la fiesta de San Francisco de Asís”.

“Que su ejemplo de vida refuerce en cada uno de vosotros, queridos jóvenes, la atención hacia la creación; a vosotros, queridos enfermos, os sostenga aliviando vuestra fatiga cotidiana; y sea de ayuda a vosotros, queridos recién casados, en la construcción de vuestra familia sobre el amor caritativo”.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

ESTÁS DESESPERADO Y TRISTE? PAPA FRANCISCO TE ACONSEJA


¿Estás desesperanzado y triste? Esto es lo que debes hacer según el Papa Francisco
Por Álvaro de Juana
Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa





VATICANO, 27 Sep. 17 / 03:28 am (ACI).- ¿Quiénes son los enemigos de la esperanza? A esta pregunta trató dar respuesta el Papa Francisco durante su catequesis en la Audiencia General del miércoles, en al que invitó a combatir la tristeza y la melancolía.

El Santo Padre manifestó que “no es verdad que ‘mientras hay vida hay esperanza’, como se suele decir. Es más bien al contrario: es la esperanza la que mantiene en pie a la vida, la protege, la custodia y la hace crecer. Si los hombres no hubiesen cultivado nunca la esperanza, si no se hubiesen aferrado a esta virtud, no hubiesen salido jamás de las cavernas y no hubieran dejado huella en la historia del mundo”.

Francisco aludió al poeta francés Charles Péguy, que “nos ha dejado páginas estupendas sobre la esperanza” y afirma que “Dios no se sorprende tanto por la fe de los seres humanos, ni siquiera por su caridad; sino que lo que realmente le llena de maravilla y le conmueve es la esperanza”.

El Papa recordó a los "rostros de tanta gente que han estado en este mundo –pobres obreros, inmigrantes en busca de un futuro mejor– que han luchado tenazmente a pesar de la amargura de un hoy difícil, colmo de tantas pruebas" pero animados "por la confianza de que los hijos habrían tenido una vida más justa y más serena”.

“La esperanza es el empujón en el corazón de quien parte dejando la casa, la tierra, a veces familiares y parientes, para buscar una vida mejor, más digna para sí y para sus seres queridos”.

Es además “el empujón a compartir el viaje de la vida, como recuerda la campaña de Cáritas que inauguramos hoy”, dijo. “¡No tengamos miedo de compartir el viaje!, ¡no tengamos miedo de compartir la esperanza!”, exclamó también.

El Obispo de Roma reconoció que la esperanza “no es virtud para gente con el estómago lleno”, y esta es la razón por la que “los pobres son los primeros portadores de la esperanza”.

“A veces, haber tenido todo en la vida es una mala suerte. Pensad en un joven al que no se le haya enseñado la virtud misma de la espera y de la paciencia, que no ha tenido que sudar nada, que ha ido quemando etapas y con 20 años sabe ya ‘cómo va el mundo’. Ha sido destinado a la peor condena: la de no desear nada. Parece un joven, sin embargo, el otoño ya ha llegado a su corazón”.

“Tener un alma vacía es el peor obstáculo para la esperanza. Es un riesgo del cual ninguno puede darse por excluido, porque ser tentados contra la esperanza puede suceder también cuando se recorre el camino de la vida cristiana”.

Francisco también denunció la tentación de caer en “jornadas que se convierten en monótonas y aburridas" en las que "ningún valor es merecedor de ser puesto en práctica. Es la acidia, como la definían los Padres”.

Y cuando esto sucede, “el cristiano sabe que esa condición debe ser combatida, nunca aceptada pasivamente”. “Dios nos ha creado para la alegría y la felicidad, y no para que nos quedemos en pensamientos melancólicos”, añadió.

El Papa invitó entonces a “cuidar el propio corazón” para oponerse “a las tentaciones de infelicidad, que seguramente no provienen de Dios”.

Y cuando “nuestras fuerzas parezcan flaquear y la batalla contra la angustia sea particularmente dura, podemos siempre recurrir al nombre de Jesús. Podemos repetir la oración simple de la que podemos encontrar huellas en el Evangelio y que se convirtió en el centro de tantas tradiciones espirituales cristianas: ‘¡Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí que soy un pecador!”.

“No estamos solos para combatir la desesperación. Si Jesús ha vencido al mundo, es capaz de vencer en nosotros todo aquello que se opone al bien. Si Dios está con nosotros, ninguno nos robará la virtud de la que tenemos absolutamente necesidad de vivir. Ninguno nos robará la esperanza”. 

jueves, 21 de septiembre de 2017

PAPA FRANCISCO: LA PUERTA PARA LLEGAR A JESÚS SE ABRE AL RECONOCERSE PECADOR


La puerta para llegar a Jesús se abre al reconocerse pecador, asegura el Papa Francisco
Por Miguel Pérez Pichel
Foto: L'Osservatore Romano




VATICANO, 21 Sep. 17 / 04:53 am (ACI).- Al igual que el Apóstol Mateo se reconoce pecador cuando Jesús le dice “sígueme” y eso le lleva a convertirse en discípulo suyo, “también nosotros debemos reconocernos pecadores, porque la puerta para encontrar a Jesús es reconocernos pecadores”.

Así lo señaló el Papa Francisco en la homilía de la Misa celebrada en la mañana del jueves en la Casa Santa Marta, en el Vaticano. “El amor de Jesús pudo entrar en el corazón de Mateo porque se sabía pecador, sabía que la gente le despreciaba, y fue esa conciencia de ser pecador lo que le abrió la puerta a la misericordia de Jesús”.

“La primera condición para ser salvados es sentirse en peligro”, afirmó el Santo Padre. “La primera condición para ser curado es sentirse enfermo. Y sentirse pecador es la primera condición para recibir esa mirada de misericordia”.

El Papa invitó: “Pensemos en la mirada de Jesús, tan bella, tan buena, tan misericordiosa. También nosotros, cuando rezamos, sentimos esa mirada sobre nosotros. Es la mirada del amor, la mirada de la misericordia, la mirada que nos salva. No tengáis miedo”.

Y lo que sintió Mateo tras escuchar la llamada de Jesús fue alegría, explicó Francisco, y eso da lugar a la segunda etapa de la llamada: “la fiesta”. Mateo invitó a sus amigos a su casa, pecadores y publicanos, para que conocieran a Jesús, y Jesús respondía a las preguntas que le hacían. “Se trata de la fiesta del encuentro con el Padre, la fiesta de la misericordia”.


A continuación, el Papa señaló un tercer momento: “el escándalo”. Los fariseos, al ver a publicanos y pecadores a la misma mesa que Jesús, decían a sus discípulos: “¿Cómo es posible que vuestro Maestro coma con publicanos y pecadores?”. El Papa observó que “siempre que uno se escandaliza comienza con esta frase: ‘Pero ¿cómo es posible…?’. Cuando escuchéis esa frase, ¡fuera! A continuación, viene el escándalo”.

El Papa explicó que los fariseos conocían muy bien la doctrina, sabían cómo andar por “el camino del Reino de Dios”, conocían mejor que nadie lo que había que hacer para salvarse, “pero habían olvidado el primer mandamiento del amor y, por lo tanto, estaban cerrados en sí mismos, que la salvación vendría de sí mismos. ¡No! Es Dios quien salva, es Jesucristo”.

Por eso, el Papa terminó su homilía invitando a reconocerse pecadores, pecadores de pecados concretos: “dejémonos mirar por Jesús con su mirada misericordiosa llena de amor”.

Evangelio comentado por el Papa Francisco:

Mateo 9:9-13

9 Cuando se iba de allí, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme.» El se levantó y le siguió.


10 Y sucedió que estando él a la mesa en casa de Mateo, vinieron muchos publicanos y pecadores, y estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos.

11 Al verlo los fariseos decían a los discípulos: «¿Por qué come vuestro maestro con los publicanos y pecadores?»

12 Mas él, al oírlo, dijo: «No necesitan médico los que están fuertes sino los que están mal.

13 Id, pues, a aprender qué significa aquello de: Misericordia quiero, que no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.»

sábado, 16 de septiembre de 2017

PAPA FRANCISCO PIDE A RELIGIOSOS NO CAER EN EL CLERICALISMO Y EVANGELIZAR A LOS ALEJADOS


El Papa pide a religiosos no caer en el clericalismo y evangelizar a los alejados
Por Álvaro de Juana
 Foto: L'Osservatore Romano




VATICANO, 16 Sep. 17 / 07:07 am (ACI).- El Papa Francisco recibió a los participantes en el Capítulo General de los Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús y les pidió continuar escuchando las necesidades de la gente y evangelizar donde haga falta.

“En actitud de escucha de cuanto el Espíritu dice hoy a su Iglesia y abiertos a lo que pide la humanidad, ustedes sabrán tomar de la fuente genuina e inextinguible de su carisma un nuevo impulso, opciones valientes, expresiones creativas de la misión que se les ha confiado”, afirmó Francisco.

“Enviándolos como misioneros en el mundo, éste es el primer evangelio que la Iglesia les encomienda: mostrar en sus propias personas y con sus obras el amor apasionado y tierno de Dios para con los pequeños, los últimos, los indefensos, los descartados de la tierra”, añadió.

Por otro lado, el Papa destacó la importancia de la educación y de “acompañar a las nuevas generaciones a aprender los valores humanos y a cultivar una visión evangélica de la vida y de la historia”.

Pero además les pidió no ceder al mal del clericalismo: “los hermanos son una gracia, en una congregación los hermanos son una gracia del Señor. No cedan al mal del clericalismo que aleja al pueblo y especialmente a los jóvenes de la Iglesia, como ya pude recordar otras veces”.

viernes, 15 de septiembre de 2017

PAPA FRANCISCO NOS INVITA A CONTEMPLAR A MARÍA SUFRIENTE BAJO LA CRUZ


Papa Francisco invita a contemplar a María sufriente bajo la Cruz
Por Álvaro de Juana
 Foto: L'Osservatore Romano




VATICANO, 15 Sep. 17 / 04:02 am (ACI).- El Papa invitó a los fieles que participaron de la Misa a primera hora de la mañana en la Casa Santa Marta, a “contemplar a la Madre de Jesús” y observar su actitud al ver a Jesús en la cruz.

“Contemplar este signo de contradicción, porque Jesús es el vencedor, pero en la cruz, sobre la cruz. Es una contradicción, no se entiende. Se necesita tener fe para entender, al menos para acercarse a este misterio”.

El Papa aseguró que María “vivió toda la vida con el alma traspasada” en parte porque seguía a Jesús y escuchaba los comentarios de la gente. “Por eso decimos que es la primera discípula”.

Y ante la Cruz, permaneció en silencio, observando a su Hijo. Quizás escuchó comentarios del tipo: ‘Mira, esa es la Madre de uno de los tres delincuentes’. Pero ella dio la cara por su Hijo”.

“Esto que digo ahora –añadió el Santo Padre– son pequeñas palabras para ayudar a contemplar, en silencio, este misterio. En ese momento, Ella dio a luz a todos nosotros: dio a luz a la Iglesia. ‘Mujer’ –le dice el Hijo– ‘he aquí a tu hijo’. No dice ‘madre’, dice ‘mujer’. Mujer fuerte, valiente; mujer que estaba allí para decir: ‘Este es mi Hijo, no reniego de Él’”.

Francisco afirmó que el Evangelio del día era más que para reflexionar, para contemplar y pidió “que sea el Espíritu Santo el que nos diga a cada unos de nosotros lo que necesitamos”.

Evangelio comentado por el Papa:


Juan 19:25-27

25 Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena.
26 Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.»
27 Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.

domingo, 27 de agosto de 2017

PAPA FRANCISCO: MARÍA ES REINA Y MADRE CERCANA QUE NO NOS PIERDE NUNCA DE VISTA


Papa Francisco: María es Reina y Madre cercana que no nos pierde nunca de vista
Por Walter Sánchez Silva
El Papa Francisco y la Virgen de Czestochowa. Fotos: Bohumil Petrik (ACI Prensa) / Wikipedia

VATICANO, 26 Ago. 17 / 07:02 am (ACI).- La Virgen María es Reina y Madre, una madre auténtica, cercana y tierna, que “nunca nos pierde de vista”. Así lo aseguró el Papa Francisco en un nuevo video mensaje en ocasión del Jubileo por los 300 años de la coronación pontificia de la Virgen de Czestochowa en Polonia.

En el mensaje dado a conocer este 26 de agosto por la Oficina de Prensa del Vaticano, el Santo Padre resaltó que “es un gran honor tener por Madre a una Reina, la misma Reina de los Ángeles y de los Santos, que reina gloriosa en el cielo”.

“Y da más alegría aún saber que tienen por Reina a una Madre, amar como Madre a aquella que llaman Señora. La sagrada imagen muestra efectivamente que María no es una Reina distante que se sienta en el trono, sino una Madre que abraza al Hijo y, con Él, a todos nosotros sus hijos”.

La Virgen María, resaltó el Pontífice, “es una Madre verdadera, con el rostro marcado, una Madre que sufre porque toma realmente en su corazón los problemas de nuestra vida. Es una Madre cercana, que no nos pierde nunca de vista; es una Madre tierna, que nos lleva de la mano por el camino de cada día”.

Francisco hizo votos para que la multitud de peregrinos que este sábado llegaron hasta el Santuario de Jasna Gora, donde está la Virgen de Czestochowa, puedan experimentar con María que “ninguno de nosotros está huérfano, porque cada uno tiene cerca de sí a una Madre, Reina insuperable en ternura”.

Ella, continuó el Papa, “nos conoce y nos acompaña con su estilo típicamente materno: sutil y valiente al mismo tiempo; nunca intruso y siempre perseverante en el bien, paciente ante el mal y activo para promover la concordia”.

“Si Czestochowa está en el corazón de Polonia, significa que Polonia tiene un corazón materno, significa que cada latido de vida ocurre junto a la Madre de Dios”.

A ella, dijo Francisco, “están acostumbrados a confiarle todo: el pasado, el presente, el futuro, las alegrías y las angustias de vuestra vida personal y la de vuestro amado país. Esto es muy bello”.

“Y es muy bello para mí recordar haberlo hecho con ustedes, el año pasado, cuando me puse bajo la mirada de la Madre, cuando dirigí mis ojos a aquella Virgen, confiando a su corazón lo que estaba en el mío y en vuestro corazón”.

El Papa compartió que conserva “viva y grata la memoria de esos momentos, la alegría de haberme hecho yo también peregrino para celebrar, bajo la mirada de la Madre, los 1050 años del bautismo de Polonia”.

En efecto, el Santo Padre llegó hasta el Santuario de Jasna Gora a mediados de 2016, en el marco de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud que tuvo su sede en Cracovia.

“Que la Virgen les dé la gracia de alegrarse juntos, como familia reunida alrededor de la Madre”, concluyó el Papa Francisco.

domingo, 13 de agosto de 2017

SI NO SEGUIMOS A DIOS Y CONSULTAMOS HORÓSCOPOS Y ADIVINADORES NOS IRÁ MAL, DICE EL PAPA FRANCISCO


Si no seguimos a Dios y consultamos horóscopos y adivinadores, nos irá mal, dice el Papa
Por Álvaro de Juana
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa
VATICANO, 13 Ago. 17 / 05:21 am (ACI).- Antes de la oración del Ángelus, el Papa Francisco comentó el Evangelio del día, que en esta ocasión describe el episodio de Jesús en el que después de haber rezado toda la noche en la orilla del lago de Galilea, se dirige hacia la barca de sus discípulos, caminando sobre las aguas.

“Esta narración contiene un rico simbolismo y nos hace reflexionar sobre nuestra fe, tanto de manera individual como comunidad eclesial”, aseguró.


“La barca es la vida de cada uno de nosotros, pero es también la vida de la Iglesia; el viento contrario representa las dificultades y las pruebas” y “el grito de Pedro se asemeja mucho a nuestro deseo de sentir la proximidad del Señor, pero también el miedo y la angustia que acompañan los momentos más duros de nuestra vida y de nuestras comunidades, marcada por la fragilidad interna y las dificultades externas”.


Francisco explicó que a Pedro “en ese momento, no le basta la palabra segura de Jesús, que era como la cuerda tensa a la que adherirse para afrontar las aguas hostiles y turbulentas. Es lo que puede sucedernos también a nosotros cuando no nos adherimos a la palabra del Señor, pero se consultan horóscopos y adivinos, se comienza a tocar fondo”.

“El Evangelio de hoy –continuó–, nos recuerda que la fe en el Señor y en su palabra no nos abre un camino donde todo es fácil y tranquilo, que no le quita tormentas a la vida”, sino que “la fe nos da la seguridad de una Presencia que nos lleva a superar las tormentas existenciales, la certeza de una mano que nos aferra para ayudarnos a afrontar las dificultades, indicándonos el camino también cuando hay oscuridad”.

En resumen, la fe “no es un escape a los problemas de la vida, sino que sostiene en el camino y le da un sentido”.


El Papa también comparó la barca con la misma Iglesia que debe hacer frente a tempestades y a la que le salva “la garantía contra el naufragio y la fe en Cristo y en su palabra”.

“Sobre esta barca estamos en lo seguro, a pesar de nuestras miserias y debilidades, sobre todo cuando nos ponemos de rodillas y adoramos al Señor, como los discípulos”.

martes, 27 de junio de 2017

PAPA FRANCISCO A CARDENALES: SOMOS LOS ABUELOS DE LA IGLESIA LLAMADOS A DARLE SENTIDO


El Papa a Cardenales: Somos los abuelos de la Iglesia llamados a darle sentido
Por Miguel Pérez Pichel
Foto: L'Osservatore Romano




VATICANO, 27 Jun. 17 / 01:56 am (ACI).- El Papa Francisco negó que la Iglesia sea una institución gobernada por ancianos, y animó a los Cardenales y Obispos que ya tienen una edad avanzada, a vivir en la Iglesia “como abuelos que cuidan y enseñan a sus nietos”.

El Santo Padre realizó esta afirmación durante la Misa, concelebrada con los Cardenales presentes en Roma, que presidió en la Capilla Paolina del Palacio Apostólico del Vaticano con motivo del 25 aniversario de su Ordenación Episcopal, que tuvo lugar el 27 de junio de 1992.

En ella, reflexionó sobre los tres mandatos que Dios le da a Abraham, y que son asumibles también para los Cardenales, Obispos y demás pastores de la Iglesia: “levántate, mira y espera”.

El Papa comenzó su homilía recordando que “en la primer lectura hemos escuchado cómo continúa el diálogo entre Dios y Abraham, ese diálogo que comenzó con aquel ‘deja tu tierra’”.

Explicó que en ese diálogo se encuentran tres imperativos: levántate, mira y espera. “Tres imperativos que muestran el camino que debe recorrer Abraham y también el modo de hacerlo: levántate, mira, espera”.

Levántate

“Levántate, camina, no te quedes parado”, eso es lo que Dios le dice a Abraham “y a todos nosotros”. “Tienes una misión, una obligación, y debes hacer el camino. Levántate, en pie”.

Abraham escuchó ese mandato sin protestar, a pesar de su edad, “y comenzó a caminar. Siempre en camino, y el símbolo de esto es la tienda. Dice el libro del génesis que Abraham andaba con la tienda, y cuando se paraba, la montaba. Abraham nunca hizo una casa para él. En ocasiones construía un altar para adorar a Aquel que le mandaba levantarse, ponerse en camino con la tienda”.

Mira

El segundo imperativo es “mira”, “levanta los ojos, y allí donde estés, dirige la mirada en medio del oriente y el occidente, mira el horizonte. No construyas muros. Mira siempre y ve adelante. Es la mística del horizonte: cuanto más avanzas, más lejano está el horizonte. Dirige la mirada, adelante, siempre caminando hacia el horizonte”.

Espera

Por último, Dios le pide que tenga paciencia, que espere, “y se lo dice a un hombre anciano que no pudo tener hijos. Le dice: ‘Tu heredad será como el polvo de la tierra, y si alguien puede contar el polvo de la tierra, podrá contar el número de tus descendientes’”.

Y más adelante le dice: ‘Levanta la mirada y mira el cielo, cuenta las estrellas: así será tu descendencia’. Y Abraham creyó y el Señor le concedió la justicia”.

“Nunca muros, horizontes: levántate, mira, espera. La esperanza es sin muros, siempre con horizontes”.

Abuelos de la Iglesia

A continuación, tras reflexionar sobre estos tres imperativos, Francisco se dirigió a los Cardenales de la Curia para explicarles que, aunque casi todos tienen ya, al igual que él, una edad avanzada, deben seguir el ejemplo de Abraham, quien asumió la vocación y la misión que Dios le encargó cuando ya era anciano.


El Pontífice explicó que cuando Abraham recibió la llamada de Dios, “tenía más o menos nuestra edad. Estaba más bien camino a retirarse, para descansar. Era un hombre anciano con el peso de la vejez, esa vejez que trae el dolor, las enfermedades, pero él como si fuera un joven, un ‘scout’: levántate y ve. Mira y espera”.

“Estas palabras de Dios son también para nosotros, que tenemos una edad como aquella de Abraham, y a nosotros hoy el Señor nos dice lo mismo: levántate, mira y espera. Nos dice que no es hora de poner nuestra vida en cierre, que no es hora de cerrar nuestra historia. El Señor nos dice que nuestra vida está todavía abierta, en misión, una misión que se resume en esas tres palabras: levántate, mira y espera”.

El Obispo de Roma rechazó las acusaciones de “gerontocracia”, gobierno de los ancianos, en la Iglesia, y señaló que los Cardenales y los Obispos, sobre todos aquellos que ya tienen una edad avanzada, deben ser como “abuelos” que enseñan a sus “nietos”.

“Algunos, que no nos quieren demasiado, dicen de nosotros que somos la ‘gerontocracia’ de la Iglesia. Es una maldad, no comprenden lo que dicen, nosotros no somos viejos, somos abuelos, y si no sentimos esto tenemos que pedir la gracia de sentirlo, abuelos a los que miran sus nietos, a los que debemos dar un sentido de la vida con nuestra experiencia. Abuelos que no están cerrados en la melancolía de la historia, sino abiertos”.

“Para nosotros –continuó– ese ‘levántate, mira y espera’ se llama soñar. Somos abuelos llamados a soñar y a dar nuestro sueño a la juventud necesitada de hoy, porque ellos tomarán de nuestro sueño la fuerza para llevar adelante sus obligaciones”.

Y concluyó insistiendo en que lo que Dios les pide es ser ‘abuelos’ de su pueblo. “Eso es lo que el Señor nos pide hoy: ser abuelos, tener la vitalidad de dar a los jóvenes lo mejor de nosotros, sin cerrarnos. Ellos esperan de nuestra experiencia y de nuestros sueños positivos la profecía y el trabajo para ir adelante”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...